Refugio Morskie Oko (1395m) - Paso Wrota Chalubinskiego (2022m).


Refugio Morskie Oko y alrededores; en verde el itinerario al collado "Wrota Chalubinskiego".

20/03/2013:
En nuestra última salida del viaje, decidimos subir a dormir al refugio Morskie Oko. El lugar es increible, un circo de montañas muy escarpadas presididas por el rey de Polonia: El Rysy. Como la meteo nos da una ventana de medio día, nos cargamos de fe y para allí que subimos.

El tiempo se abre según salimos del refugio y nos deja observar las rampas que suben al Rysy y su corredor final. Sencillamente espectacular, sin embargo tendrá que ser para otro viaje ya que el viento y riesgo de avalanchas hacen que vayamos hacia otra zona. El paso fronterizo "Wrota Chalubinskiego" con una bonita y corta canal.
Excelente día y genial esquiada. Las posibilidades para esquiar en el circo del refugio Morskie Oko son enormes.

Salimos con tiempo inestable, según la predicción se va a despejar; por lo menos empezamos a ver el paisaje. Espectacular.


Cruzamos el lago inferior y subimos al lago superior a los pies del Rysy, punto culminante de Polonia.



Oier a los pies del Rysy.


El cielo se abre y contemplamos la vía normal del Rysy (2499m). Por ese corredor hay que subir y bajar; impresionante.


Decidimos no continuar, no hay huella, el riesgo de avalancha sigue alto y tenemos que trazar en unas rampas, de 35º, habrá que volver otro año.






Nos vamos al lado contrario, hacia el collado "Wrota Chalubinskiego", frontera y paso con Eslovaquia. En el camino pasamos por debajo de la aguja Mnich y su corredor norte. Otro objetivo para otra visita.


Última mirada hacia la canal del Rysy; ¡qué buena pinta!.


Al rato ya tenemos a la vista el Paso Wrota Chalubinskiego.


Nos decidimos a subir dispuestos a darnos la vuelta ante cualquier sonido sospechoso.


Z pa´ki, z pa´ya. Y nos es Polaco.


Cima del paso, al fondo el Tatras Eslovaco.


Habrá que empezar a bajar, el frío y nieve de estos días tienen su ventaja, huele a polvo...


Oier dusfrutando.


Mucho mejor de lo imaginado.


Esta canal sólo tiene 200 metros así que hay que aprovechar cada viraje.


 
Telermark en Polonia.



Esto se acaba....


Última vista atrás.


Continuamos el descenso. Duba al pie de la aguja Mnich.

 

Esquiamos las amplias palas que dominan el lago donde está el refugio.


Oier Marquínez.


Dubardo Gosende.


Telemark.


La nieve aguanta sin transformar en todas las orientaciones.


Oier quemando suela.



Estamos llegando a las últimas rampas por encima del lago.


El tatras polaco nos ha demostrado que tiene mucho potencial para el esquí de montaña y muy buenos refugios y combinaciones, la gente encantadora.


Últimas zambullidas.


Turno de Aitor G, hoy no había manera de sacarle una toma.


Polonia, ¿Cuándo volveremos?.



Se acabó...sólo nos queda descender po una pista de 10 kms a la entrada del parque nacional donde volveremos a Zakopane en transporte público.


Fauna polaca.

4 comentarios:

Fidel Mendia dijo...

que bueno Xabi, que bueno.
Esa cordillera riene muchos Rysys no?
un saludo

Fidel Mendia dijo...

tiene, perdon

Xabi dijo...

Aupa Fidel:
La verdad es que el Tatras Polaco nos ha encantado, lástima que no hemos visto mucho el sol pero cuando salía se veían Rysys por todos los lados; eso sí el Rysy se llevaba la palma con ese corredor final...volveremos, me ha parecido muy recomendable. Creo que vi en tu blog que habías estado en la parte eslovaca, ¿Qué tal? tiene buena pinta.
Saludos.

txastimendiak dijo...

Buff que bruto! un saludo a la cuadrilla desde la familiar Andorra. Espero estar en la próxima,...si gano unos cuantos "bonus"!!